Top menu

Turquía: Navegando en el Mar de Mediterráneo en el “Blue Cruise”

Desde que empezamos con esta aventura de recorrer el mundo, buscamos diferentes alternativas para sustentar el viaje y poder disfrutar más de esta aventura. Por recomendación de otros viajeros, comenzamos a realizar intercambios con diferentes empresas de turismo y hoteles. Cuando llegamos a Turquía, tratamos de hacer lo mismo y nunca pensamos que sería un destino tan fácil para este tipo de intercambios, al igual que lo fue Tailandia. Comenzamos entonces a enviar propuestas, las cuales nos abrieron varias puertas en lo que de alojamiento se trata. Sin embargo, llegó una en especial que nos dejó sorprendidos. La agencia de turismo llamada ALATURKA nos ofreció la posibilidad subirnos a un crucero en el mar mediterráneo a cambio de evaluar sus servicios, vivir una experiencia de viaje diferente y de paso compartirla con quienes deseen conocer cómo es este tipo de travesías. La inesperada oferta de viajar en un crucero tradicional de Turquía, más conocido como “Gulet” o “Tour Blue cruise” se nos presentó al llegar a Estambul. La propuesta incluía todas la comidas, visitando lugares históricos, aldeas bajo el agua y teniendo la posibilidad de hacer snorkel varias veces al día en las costas de lo que alguna fue la civilización Licia. Fue difícil de asumir, ya que para nosotros,  como viajeros de bajo presupuesto, este tipo de lujos no estaba dentro de nuestra agenda. Pero como nos ha sucedido muchas veces en el viaje, uno tiene que estar preparado para cualquier cosa; a veces se duerme en estaciones de trenes, y otras, se navega en un cómodo crucero en el mediterráneoFethiye-Olympos-gulet cruise turkey mapLa llegada a Fethiye
Luego de visitar unos días el pequeño poblado de Kas nos dirigimos a Fethiye (se pronuncia Fetié), una ciudad ubicada en la costa sur de Turquía, frente al mar mediterráneo. Tiene alrededor de 80.000 habitantes y el principal ingreso económico es el turismo. La ciudad posee un gran puerto completamente lleno de barcos de todo tamaño y “Gulets” (catamarán de vela), un centro comercial lleno de bares con narguiles, el paseo comercial del puerto, el mercado de pescado y las catacumbas licias. Es una ciudad atractiva, fácil de caminar pero preparada casi en un 100% para turistas, por lo que, como podemos imaginar, los precios que se manejan son completamente diferente a otras partes de Turquía. En el Este del país, los precios disminuyen. Más allá de eso, nosotros visitamos Fethiye específicamente para encontrarnos con nuestros anfitriones. Alaturka, nos invitó a alojarnos en “Fethiye Guesthouse” por 3 días durante los cuales aprovechamos para visitar Kabak Valley, Oludeniz, la antigua ciudad abandonada de Kayakoy y los alrededores de Fethiye. La verdad es que con 3 días para esta ciudad y sus alrededores es fue suficiente, pero a nosotros nos esperaba algo más.

fetiyeLa aventura de viajar en un Gulet por el mar mediterráneo
Uno de los tours más famosos en esta zona de Turquía es el “Blue Cruise”. Las goletas (barco de madera tradicional de esta zona) que en la antigüedad eran utilizadas para pesca, con el tiempo han sido diseñadas para utilizarlo en la actualidad para el turismo. Hoy en día,podemos encontrar cruceros de cualquier tamaño, material y precio, inclusive en casi todos los países que rodean el mediterráneo. Aunque para las personas locales este tipo de barco es algo normal, nuestro primer encuentro con uno de ellos fue en Kas, donde imaginamos por primera vez la alternativa de viajar por unos días por este medio. Al llegar el día de subirnos a uno de ellos, no podíamos creer que estuviera sucediendo. El paquete que nos fue propuesto fueron 4 días y 3 noches con 4 comidas diarias, transporte y visitas a diferentes atracciones turísticas de la zona. El día que empezamos el crucero, fue un hermoso día soleado después de casi 1 semana de lluvias en temporada baja, lo cual para nosotros fue como ser salvados de la mala suerte. Junto con nosotros subieron otras 11 personas en el barco de diferentes nacionalidades: canadienses, australianos, estadounidenses y argentinos… si! Nos encontramos con otra pareja de Argentinos en el mismo barco! Fue difícil de entender cómo se dieron las cosas pero siempre encontramos argentinos en la mayoría de los países que hemos visitado. Todos arriba, se explican las reglas del barco, se presenta a la tripulación y velas a estribor!… ¡partimos viaje!

Barco de crucero Día 1Fethiye a la Isla de San Nicolás (Olüdeniz – Butterfly Valley)
Como toda primer experiencia, nos subimos al barco y todos estábamos ansiosos porque empiece a moverse, ver sus instalaciones y vivir la experiencia de navegar el mediterráneo. Pero después de media hora, ya empezaban los efectos adversos. No es que el barco se mueva demasiado, pero para los que sufren de la enfermedad del mar, el barco se mueve y se nota. Sentados en el “living” veíamos pasar el espectacular paisaje que ofrece en esa parte el  mediterráneo. A mitad de viaje, decidimos inspeccionar nuestra habitación con más detalle. Todos estos botes tienen habitaciones en la parte inferior, con pequeñas ventanas que dan al mar, baño privado y en nuestro caso una cama matrimonial. Por lo general son de madera, con una pequeña ventana y enchufes que se habilitan cuando el capitán avisa. El baño cuenta con agua caliente, otra ventana y ducha. En nuestro caso, tuvimos la mala suerte de que nos tocara la habitación que se encuentra debajo del living comedor y al lado del caño de escape. Abrir la ventana para que la habitación se ventile solo es recomendable hacerlo cuando el barco esta quieto, de otra forma entra agua o el humo del escape. Por la mañana o por la noche, cuando todos se juntaban en el living comedor, los ruidos comenzaron a retumbar en nuestra habitación. Te recomendamos que si vas a hacer este tour trates que no te toque esta habitación. Fuera de esto, es muy cómoda y limpia. cruceroEmpezamos nuestro recorrido y el capitán nos avisa que no pararemos en Öludeniz ya que el mar iba a estar muy agitado al día siguiente y convenía aprovechar para avanzar en ese momento. Una cosa a tener en cuenta es que el listado de destinos indicados puede ser modificado sobre la marcha según el capital lo indique. ¿Por qué? Más que nada por una cuestión de seguridad y comodidad para navegar. En nuestro caso, nos dirigimos directamente al Parque Nacional Butterfly Valley. En Butterfly Valley paramos alrededor de 3 horas. Disfrutamos de este lugar que cuenta con un sendero para hacer trekking y llegar a una cascada que podremos ver desde la playa. El sendero tiene una longitud de 5 kilómetros y no es difícil de caminar, pero hay que pagar una entrada. Para los que no tengan ganas de hacer este trayecto también es posible quedarse en la playa, disfrutando de la arena blanca, hacer snorkel, nadar, etc.snorkel Luego de medio día de viaje nos empezamos a conocer con nuestros compañeros. Esta es la actividad principal del barco. Conversar, intercambiar ideas, conocer a los demás. Si no somos muy sociables, siempre esta la posibilidad de aislarnos un poco del montón y ponernos a leer, tomar sol o escuchar música mientras el barco se mueve. La última parada para este primer día fue la isla de San Nicolás. Si miramos los mapas del recorrido posiblemente veamos este punto con la carita de un señor con barba muy conocido en navidad, y es que se trata de que “San Nicolás” fue reconocido como el famoso Papa Noel. Aquí el barco se detiene por unas horas más donde nos permiten degustar los panqueques y helados de los “puestitos ambulantes y flotantes” como también hacer algunas actividades acuáticas como snorkel, nadar, la famosa “banana” tirada por una lancha y paragliding. Para los que quieran bajar a la isla, pueden hacerlo y pagar la entrada para subir a lo alto y tomar fotos del fuerte que allí se encuentra. Por la noche, paramos cerca de esta isla y degustamos de una gran cena. Dependiendo del grupo de compañeros a bordo que nos toque, las noches serán más largas, más cortas, más ruidosas o menos. En nuestro caso, fueron largas, ruidosas más que nada teniendo en cuenta que nuestra habitación se encontraba debajo del living.

barcopanquequesDía 2 Desde Isla de San Nicolás a Kas vía Kalkan
Al día siguiente nos despertamos con el bote en marcha. Estábamos en camino a Kalkan, un pequeño poblado turístico en la costa turca del mediterráneo. Rodeado de hoteles y restaurantes, Kalkan, es una aldea creada para el turismo. Allí permanecimos unas horas aprovechando el lugar para nadar, hacer snorkel y también es posible realizar inmersiones por 80 TL. Particularmente nosotros, no recomendamos hacerlo ya que la vida submarina en esta parte del mediterráneo nos pareció escasa, quizás porque hacía frío y no era la temporada o quizás porque en todo el año es así. Luego, nos dirigimos a Kas, este si es un pueblo local que parece quedado en el tiempo y vive casi completamente del turismo. Tuvimos la oportunidad de estar en este pueblo antes de pasar con el barco, por lo que para nosotros fue repetir el destino. Eso nos permitió guiar a una parte del grupo a algunas atracciones turísticas que tiene este pueblo. Después de unas horas en este lugar, volvimos al barco y buscamos un lugar donde quedarnos esa noche.
Este día nos sirvieron pescado a la parrilla durante el día y “Dolma” por la noche, una comida turca que se trata de ajíes rellenos con arroz y condimentos. Las comidas de este día fueron más que abundante para todo el grupo.  Cabe aclarar que también hay menú vegetariano para quienes lo deseen. Al ser la segunda noche, ya habíamos entrado en confianza bastante con nuestros compañeros y nos quedamos hasta tarde jugando juegos de cartas, a pesar que nuestros barcos vecinos, no estaban muy contentos por el griterío.

escaleracrucero en TurquiaDía 3 – De Kas a Gokkoya Bay (Simena, Sunken city)
Nos despertamos a las 8am para disfrutar del desayuno turco: café, pan, queso, aceitunas, huevo, tomate, jamón y pepinos. El barco comenzó a moverse ni bien terminamos y alrededor de las 10am estábamos llegando a Simena, en la zona conocida como Kekova. Esta es una antigua ciudad licia que se encuentra sumergida bajo el agua transparente del mediterráneo. Al contrario de lo que nosotros creíamos, está prohibido hacer snorkel o bucear en esta zona debido a que es un área protegida. El barco pasa e inclusive puede parar para que tomemos fotos. Seguido a esto, llegamos a Kaleköy , una pequeña isla que posee un castillo cresta y está rodeada de tumbas de piedra o “necrópolis” (cementerio) también de los tiempos de los licios. La mayoría de los habitantes de esta isla viven del turismo. Allí hacemos una parada de unas horas para visitar el castillo, en el cual hay que pagar para acceder, sin embargo el recorrido por la isla puede hacerse de manera gratuita.
Cabe aclarar que todos los traslados desde el barco hacia las islas están incluidos en el paquete y no se debe pagar ningún costo extra.

luna de turquiacastillo turquiagrupo crucero turquia Volvemos al barco para el suculento almuerzo que nos prepara el capitán y su ayudante y seguimos camino.La sorpresa de esta tarde fue el lugar donde nos detuvimos. Rodeado de aguas celestes y cristalinas, tortugas de agua asomaban sus cabezas para tomar aire, los calamares de colores bailaban debajo del bote y aparecía escuelas de peces pequeños y brillantes que desde la superficie parecían pequeñas hadas. Por fin, después de una semana de haber estado recorriendo el mar mediterráneo, pudimos disfrutar de su fauna submarina y de un lugar en el que parecía casi virgen. Pero este sueño duró poco, al rato, unos cuantos barcos aparecieron en el horizonte cargando a más turistas y se detuvieron en este mismo lugar para pasar la noche. Debido a que el barco se quedó sin agua, no pudimos pasar la noche en este lugar y tuvimos que movernos a otro, cerca de un pequeño puerto, en donde se recargó el tanque de agua. Esta última noche estaba preparada para quienes querían ir a un “bar” oculto en algún lugar de la zona. Un pequeño barco venía a buscar a los interesados y para luego regresarlos aproximadamente a las 4am.
Día 4 – Gokkoya Bay a Olympos (Demre, Olympos)
Llegó el último día. Como todos los días, desayuno por la mañana y un rato para nadar. Luego empezamos a navegar nuevamente, esta vez para despedirnos de estos 4 días de mar y sol. Al llegar al puerto de Demre, todos descargamos nuestras cosas sobre una lancha y una camioneta nos espera del otro lado. Nos llevan a la terminal de Demre, para que quienes viajan directo a Antalya puedan hacerlo desde allí. Luego seguimos camino a Olympos y una vez allí tomamos otro minibus a Antalya.Crucero en Turquiaarbol
Nuestra opinión…
Si bien la compañía nos invita a transitar por esta experiencia a cambio de nombrarlos en este artículo, nos gusta ser sinceros con nuestros lectores quienes son, al fin y al cabo, los potenciales clientes para ellos y confían en nosotros también. En lo que respecta a servicio, recomendamos a Alaturka como operadora para hacer el crucero por el mediterráneo ya que han cumplido con todas las condiciones informadas previamente, han respetado los acuerdos con toda la tripulación, no han intentado cobrarnos de más y no hemos sufrido molestias de ningún tipo. Con respecto a las bebidas, no están incluidas en el paquete y  hay que compralas en el barco, a nuestro parecer son caras, pero el resto de los pasajeros no se quejaron, así que creemos es nuestro punto de vista por el presupuestos que manejamos normalmente nosotros.
Por otro lado y en relación al recorrido en sí, ha sido una buena experiencia y oportunidad para disfrutar del mar, del barco, de hacer sociales y relajarse. Pero si estas buscando aventura, emoción, y adrenalina, no podemos recomendarte este tipo de tour, ya que básicamente es una buena opción para aquellos que prefieren no hacer nada durante sus vacaciones y descansar sin gastar energías, conocer gente y comer bien.

Para aquellos que se presenten en esta compañía utilizando nuestro nombre de referencia, obtendrán un 10% de descuento en el Tour “Blue Cruise” por el mediterraneo. No te lo pierdas!!!


 

,

No comments yet.

Deja un comentario